LA NINFA. TENTACIÓN 

                     

 

 

Ir al índice del libro

  LA NINFA. TENTACIÓN 

 

ESTATUA de agua y cristal, fuente de piedra,

convertirme en el agua de los ríos,

que discurre serena bajo las hojas.

Ser la gota de agua que discurre

en el fondo perenne de la nada.

 

Gota de agua oculta, sombra de luz clara

que me rehuyó en la hoja navegante del otoño,

hacia las radas marinas y las playas,

hacia pupilas activas y entregadas,

cuando mi tronco se agarraba y enraizaba

en el lado vertiginoso de mi orgullo…

 

¡Vanidad a golpes de alma alborotada,

delito de la envidia, agobio de tristeza!

Todas, viejas brujas,

queriéndose adentrar en mis rincones,

ocupando las hojas de mis libros,

estallando de risa en mi batalla.

 

Quisiera cerrar la orilla de mis ríos,

llevar en el hatillo el deber cumplido,

la última mirada al árbol de los sueños:

con el hacha dispuesta podar su letra,

dejarle en la desnudez del tronco y sus raíces,

entregar sus ramas de mano abierta

–marco de lucha y trabajo en la palabra–

Y marchar al encuentro del descanso profundo

en la noche sin tiempo de Tus alas.

 

   “Al encuentro”

Rocío Oviedo y Pérez de Tudela

 

Ir al índice del libro

 

 

Close