ENTRE LAS CUERDAS

 

ENTRE LAS CUERDAS

 

SI me saciaras, si tú llenaras

con la lluvia tenue y vespertina

esta angustia de amor que me atropella.

Amor perdido en la aridez de los desiertos,

encapsulado a la orilla del camino,

no tendrá para él la lluvia que lo germine,

y quedará esperando a las orillas.

 

Soledad, tristeza,

añoranza feliz de aquel tiempo, 

yo que voy arrastrando los trenes de la vida…

 

Felicidad que se llevaron los buitres

del desaliento

para devorar los panes de mi dicha.

 

“Al encuentro”

Rocío Oviedo y Pérez de Tudela

 

Ir al índice del libro

Close