FIDELIDAD

 

FIDELIDAD

AUNQUE no alcance una estrella

y mi vida sea un eterno comienzo.

Aunque me arrojen al estiercol,

y me trituren en las fauces

abiertas de los tigres,

que acechan.

 

Aunque me suelten en la soledad

árida y seca de los desiertos,

aunque alzar un sólo sonido,

una voz, me cueste angustia de muerte.

Jamás te interrogaré, ni renegaré de tu nombre.

 

Tú, única mano que se me tiende

desde la profundidad del Cosmos.

 

“Al encuentro”

Rocío Oviedo y Pérez de Tudela

 

Ir al índice del libro

Close