LA DUDA

 

           

                 LA DUDA

 

ANSIA de encontrarte algún día en el silencio,

y alcanzar cómo es el uno, la armonía.

 

Las campanas redoblan la esperanza

en los aleros del pensamiento.

Nostalgia de los sentidos,

nostalgia de unas manos en los hombros,

que ignoraban el peso de mis días.

Dragón de la noche que ataca en la vigilia

y me consume.

 

Mi vida es sueño y nostalgia

terrón de azúcar disuelto en un dolor

que no se nombra.

 

Yo misma podé mis plumas, demasiado grandes,

demasiado…

Mis dedos se arrastran por la tierra

y mi cuerpo sucumbe de arena.

Se ciernen en mí las alas negras de la noche.

No me tientes, ángel de luz, Luzbel,

espejo de felicidad perdida, sueño ausente…

 

 

Ir al índice del libro

Close