MENDIGO

      MENDIGO

 

MI sandalia será el pie desnudo

que marcaba su huella en el agua,

que rodaba en el aluvión de los días.

 

Mi sandalia será el ruego de la esperanza,

la eterna melancolía de lo no logrado:

Amor nunca amado, amor desconocido,

mi vestido adornado con la flor del sueño,

mi dolido regreso a Ti, tras la derrota.

 

Gavilán que vuelas en la nota de una flauta,

alza las alas de mis ojos cansados

y llévame a conocer las llanuras doradas del horizonte.

 

 

Ir al índice del libro

Close