VOLAR

 

 

 

          VOLAR

 

NAVEGANTE de oscuridad,

vacilo en el océano de Tus ojos,

en la búsqueda, apenas insinuada, de Tu sombra.

 

Si no me llena la huella

de los días delirantes,

tendré que buscar en la boca de los árboles

el dorado rumor de la delicia.

 

Dejadme liberar esta atadura,

buscar el sema profundo de la existencia,

que el tiempo perfore en el túnel

y muestre la luz de las estrellas perdidas.

 

Dejadme buscar en el caos ocupado y dolorido

y frente al árbol de la ciencia

alzar la voz por el árbol de la vida.

 

“Al encuentro”

Rocío Oviedo y Pérez de Tudela

 

Ir al índice del libro

Close