SABIDURÍA

 

       SABIDURÍA

 

ENVUELTA por las plumas de la noche,

con el ángel de la sombra a mis espaldas,

camino senderos de cactus, desiertos de arenas.

 

Será que olvidé la luz en lontananza

el castillo blanco que me esperaba al fondo,

la nostalgia del túnel de la muerte.

 

Qué fácil pedir Tu mano

en el silencio estéril del vacío,

Tu amor de claras madrugadas

al alba de los pájaros.

Abanico de plumas Tus brazos extendidos,

caricia de lo que nunca se alcanza,

inútil mi pie para Tus huellas,

inútil la hermosura a Tu grandeza,

a Tu sabiduría inútil la biblioteca.

 

Aliéntame, Señor del alba,

dirige mis cortas plumas,

mi ingenuo conocimiento

inútil para alcanzar el orden de un tiempo infinito.

 

               “Al encuentro”

                       Rocío Oviedo y Pérez de Tudela

 

Ir al índice del libro

Close