TIEMPO DE DIOS

       TIEMPO DE DIOS

 

SUAVE como la luna sobre el brazo,

quisiera desatar mi trenza en Tu alfabeto.

Sin palabras, llegar a conocer Tu misterio de silencios

por la forja en la que labras mis días.

 

Contemplar cómo perfilas las esquinas

contra las arenas de las playas,

rozadura que abrasa mis aristas:

la grieta de las horas, el dolor de los días.

Sorprendida en la armonía que estableces,

ignorancia de los hombres,

padre de entregas infinitas.

 

Me llevas en el aire de una pluma,

que armoniza el error de mi andadura

al orden perfecto e ignorado de Tu universo.

 

Pobre de cabeza, frágiles mis dedos,

inútil mi conocimiento a Tu infinito,

Amor de los amores, descríbeme,

hasta el final de mis días,

en el ritmo perfecto de Tu misterio.

 

Suave, como la luna sobre el brazo,

quisiera diluir mi pluma en Tu alfabeto.

 

“Al encuentro”

Rocío Oviedo y Pérez de Tudela

 

Ir al índice del libro

 

Close