LITERATURA_RAMÓN DE MESONERO ROMANOS (MADRID)

RAMÓN DE MESONERO ROMANOS

Ramón de Mesonero Romanos nació en Madrid el 19 de julio de 1803 en la madrileña calle del Olivo (que más tarde llevaría los apellidos del propio autor), y murió en la misma ciudad el 30 de abril de 1882.

 Debido a la muerte de su padre, debió hacerse cargo desde muy joven de los negocios familiares. En sus obras, las referencias a su padre, hombre de carácter bondadoso, son numerosísimas y en la mayoría de las ocasiones relacionadas con su vocación por la literatura. Su indiscreta curiosidad infantil se manifestará años más tarde desde el seudónimo de El Curioso Parlante, distintivo de una personalidad característica que escruta la realidad de las gentes y costumbres del Madrid decimonónico con asombrosa precisión.

 A los dieciocho años se alistó voluntariamente en la milicia, al tiempo que se iniciaba en la literatura, mostrando su inclinación por autores como Moratín o Gallardo, así como por los grandes dramaturgos del Siglo de Oro, Tirso, Lope o Calderón de la Barca, y por la ópera italiana. La conocida tertulia de El Parnasillo da cuenta de las preferencias literarias y de las amistades de entonces. Espronceda, Vega, Santos Álvarez, Larra, Segovia; artistas, dramaturgos y empresarios serán sus contertulios.

Compara los cambios sociales y urbanísticos del Madrid de entonces con los existentes en las principales ciudades europeas, y como observador minucioso, lo recoge todo en sus Memorias. Durante los años 40 se dedica a tareas públicas como el ser concejal del Ayuntamiento de Madrid. Será cronista oficial de la villa desde 1864. Años en los que lleva a cabo, paralelamente, una intensa labor literaria. Fue promotor y fundador del Liceo y del Ateneo de Madrid. En 1836 fundó el Semanario Pintoresco Español, en el que dio a conocer sus artículos costumbristas de la villa y corte de Madrid. En 1838 ingresó en la Real Academia Española y desde 1847 figuró como miembro de número.

Escritor costumbrista, periodista y cronista, supo captar en su obra lo más castizo de Madrid, “Su legado se proyectará siempre como un copioso caudal de noticias de su época, imprescindible para todo aquel que quiera adentrarse en la pequeña historia de una España abrumada por los hechos y acontecimientos sociales.”

Entre sus obras se destacan: Manual de Madrid (1831), El romanticismo y los románticos (1837), Descripción de la Corte y de la Villa; Escenas matritenses (1842), El antiguo Madrid: paseos histórico-anecdóticos por las calles y casas de esta villa. Tomos I y II (1861); Memorias de un Setentón, natural y vecino de Madrid (1880), obra autobiográfica.

MADRID