LUGARES DE INTERÉS_PALACIO REAL LA GRANJA DE SAN ILDEFONSO

Palacio Real de La Granja de San Idelfonso

Audio en  castellano-español: Natalia Giles Batalla

Al rey Enrique IV (1450) y su afición a la caza se debe la primera construcción de lo que acabaría siendo sede temporal de la Corte Española. En 1477, los Reyes Católicos donaron la Casa Real de San Ildefonso a la comunidad de religiosos de los Monjes Jerónimos de El Parral de Segovia, quienes construyeron una hospedería y una granja.

A la “Casa del Bosque”, a tres kilómetros de San Ildefonso, se retiraba con frecuencia Felipe II. Allí acometió obras de mejora, convirtiendo un pabellón de caza en un palacio.

En abril de 1697, reinando Carlos II, un voraz incendio destruye parte del mismo, iniciándose así su decadencia, que será definitiva en el momento que se decide construir el nuevo palacio de La Granja.

Felipe V, primer monarca de la Dinastía de los Borbones, quedó impresionado de la belleza del lugar, y en 1720 compra a los padres Jerónimos La Granja y todos los terrenos anejos para construir una residencia donde retirarse de las obligaciones de Estado. El Rey se retiró a este lugar en 1724 y junto a su segunda esposa, Isabel de Farnesio, durante los veinte años siguientes engrandeció los jardines y el palacio.

Desde entonces y hasta el reinado de Alfonso XIII de España, el palacio se convertiría en la residencia veraniega de la Familia Real Española. El palacio sufrió un incendio el 2 de enero de 1918 que destruyó los frescos de algunas salas. Con el tiempo, se habilitaron espacios para exhibir tapices, entre ellos el Apocalipsis y Los Honores, dos de las mejores series de tapices del mundo.

LA GRANJA DE SAN ILDEFONSO_HISTORIA