LEYENDAS – LAS SIETE DONCELLAS MANCAS (SIMANCAS)

Las siete doncellas mancas

Cuenta la tradición que las siete doncellas cristianas que se cortaron las manos, no regresaron a sus casas sino que decidieron ir a un convento de monjas. Dicen que Bureva, el pueblo de las Siete Mancas, cambió su nombre por el de Simancas.

En el escudo de Simancas, aparecen siete manos de siete doncellas, que por honor prefirieron quedarse mancas que ser esclavas de un rey moro. De allí que el 6 de agosto de cada año, coincidiendo con la festividad de San Salvador, siete doncellas adornadas con los colores del arco iris esperan a que el alcalde de la Villa las requiera en su casa para oficiar el acto tradicional y escenificar el “tributo de las siete doncellas”.

SIMANCAS