SIMANCAS

Historia de Simancas

Simancas es un municipio ubicado en la provincia de Valladolid, comunidad autónoma de Castilla y León. El pueblo se encuentra en las orillas del río Pisuerga. Sobre su cauce está el puente medieval, que ha sustituido al que formó parte de la calzada romana.

La antigua ciudad romana de Septimancas, cuyo nombre ha derivado al que hoy conocemos, es un lugar de referencia en la historia no sólo de Valladolid, sino de Castilla y León y España. La ciudad está considerada conjunto histórico artístico.

En el año 783, se hace con el reino de Asturias Mauregato (hijo bastardo de Alfonso I de Asturias) y en agradecimiento se compromete al pago de cien doncellas cristianas a Abderramán I. En el año 788, Mauregato es asesinado y los cristianos se niegan al pago de las cien doncellas.

En el siglo IX el emir Abderramán II pide al rey cristiano Ramiro I que cumpla con lo pactado y le entregue las cien doncellas cristianas. El Rey, hallándose en una situación de debilidad, y tras reunir a sus consejeros, accede al pago del tributo. Se dice que las jóvenes elegidas, en un acto de gran valentía, decidieron cortarse una de las manos para evitar que se las entregara, pues eso suponía no volver a ver nunca más a sus familiares y además convertirse en esclavas. Presentadas al Señor de Córdoba, dicen que al verlas dijo: “Si mancas me las  dais, mancas no las quiero”. La Villa de Simancas ha recordado desde entonces a las siete heroínas.

En el año 939 junto a los muros de la ciudad, hubo una batalla entre las tropas cristianas de Ramiro II Rey de León,  y el califa musulmán Abd al-Rahman III (Abderramán III), conocida como la Batalla de Simancas, con la que se afianzó el dominio sobre las tierras del Duero por los reinos cristianos del norte.

En 1813, muchos siglos después, hubo una nueva batalla en Simancas. Esta vez, entre las tropas aliadas (españoles, ingleses y portugueses), mandadas por Wellington, contra las tropas de Napoleón, que se batían en retirada tras la batalla de los Arapiles.